Significado De Virtud

Se entiende como la disposición del ser humano para obrar de acuerdo con ciertos ideales positivos como el bien, la justicia, la verdad y la belleza, por lo que esta cualidad es opuesta al vicio, defecto y malos hábitos.

Definición

Esta palabra proviene del latín virtutem la cual significa valor moral y valor físico. Se relaciona con la palabra vir que significa el varón, guerrero, hombre, por lo que el valor se asoció tradicionalmente como una cualidad masculina por excelencia y parte distintiva del carácter del hombre.

Posteriormente al implementarse el plural de virtutem que fuera virtutes fue asociado con todo tipo de cualidades morales llamadas virtudes.

Curiosidades

Fuera de la filosofía, y posterior al paso de Jesucristo por la tierra, se establecieron las virtudes teologales, las cuales tienen su fundamento en las Santas Escrituras.

Dejando para el mundo, la referencia de como es el actuar de una mujer virtuosa y lo difícil que es hallarle, según el libro de los Proverbios en su capítulo 31, describe a la mujer virtuosa como más valiosa que las piedras preciosas.

Asimismo se establecen ciertos atributos que provienen del Espíritu Santo de Dios pero que todo hombre puede alcanzar en su vida por medio de éste. En el libro de Gálatas capitulo cinco, se enumeran lo que se puede considerar virtudes.

Incluyen el amor, el gozo, la paz, la paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, y la templanza, por lo que se pueden reconocer algunas de las virtudes cardinales sumadas a las virtudes cristianas, como un conjunto valioso.

Otros datos

En el mundo griego antiguo se daba gran valor a la virtud, se le apreciaba como una cualidad de excelencia así como la plenitud de todo lo que puede lograrse en una realidad, especialmente por el hombre.

El gran pensador Sócrates opinaba que la virtud es ese elemento que apoyado en el razonamiento y la filosofía podía ayudarnos a lograr el bien en nuestras vidas.

Por su parte el filósofo griego Platón, teorizó que el ser humano disponía de tres herramientas súper poderosas las cuales son el intelecto, la voluntad y la emoción.

Y nos ayuda a conocer el concepto de virtud explicando que cada una de estas herramientas posee una virtud las cuales son la sabiduría, la valentía y el autocontrol respectivamente.

Su discípulo Aristóteles por su parte presenta en sus ensayos éticos amplias reflexiones sobre la virtud y este concepto evoluciona en el tiempo y la sabiduría del hombre como adjuntos que potencian las facultades humanas.

Virtudes cardinales

Posteriormente se fueron estableciendo las virtudes como parámetros bien definidos que el ser humano podía trabajar hasta alcanzar y poseer de modo que perfeccionasen sus características de valor.

Fueron denominadas como las Virtudes Cardinales, las cuatro virtudes fundamentales son la Prudencia, la Templanza, la Fortaleza y la Justicia, de las cuales derivan todas las demás que se han sumado en el tiempo.

Cada cultura fue ajustando sus valores morales con ciertas características que destacasen las patencias del varón de guerra o todo hombre admirable.

Tal es el caso de la cultura romana, que identificó la virtud como un atributo que todo hombre debía aspirar alcanzar, estas cualidades se establecieron como punto fundamental para todos los ciudadanos romanos.

Posteriormente en el surgimiento de las religiones, especialmente al paso de Cristo por la tierra, se hicieron más evidentes ciertos atributos presentados al mundo por el mismo Jesús.

Este hombre se presentó como compasivo, valeroso, fortalecido, sensible a las necesidades de los desposeídos, amoroso sin condición, disciplinado y con don de liderazgo.

Jesucristo añadió a la lista de virtudes que todo ser humano debía aspirar esta cualidades de su personalidad, estableciéndose posterior a su muerte como atributos que todo cristiano debía procurar en su vida, que permitieran reflejar el amor de Dios al mundo.

Virtudes cristianas

El significado de la palabra virtud fue adquiriendo en el tiempo un significado análogo a algo más espiritual hasta transformarse en parte del carácter moral del hombre.

Por lo que la virtud puede también entenderse como un hábito operativo bueno, que conlleva una disposición permanente hacia el actuar conforme a la recta razón, por lo que constituye cierto matiz de perfección.

Las virtudes cristianas surgen del estudio de las escrituras por lo que se consideran virtudes teologales, las cuales comprenden la fe, la esperanza y la caridad.

Definiciones relacionadas

Nos gustaría mantenerle al día con notificaciones especiales.