Significado de híbrido

El significado de híbrido proviene del latín hybrida, hace referencia a la mezcla de dos razas diferentes. Empleado principalmente dentro del campo de la biología, se refiere al animal o vegetal obtenido por cruzamiento de individuos genéticamente diferentes. En sentido figurativo, se dice de todo lo que es producto de elementos de distinta naturaleza.

En el contexto biológico, un híbrido puede ser un animal o un vegetal resultado del cruce de dos progenitores de distinta especie y que en algunos casos pueden producir progenie. Además, nos encontramos con el hecho de que este término también designa a cualquier artefacto u objeto que resulte de la mezcla o incorporación de características o partes de distinta clase.

¿Qué es un híbrido?

El término ‘híbrido’ es empleado para referirse al producto de una unión, mezcla o combinación entre dos elementos de distinta naturaleza. Éstos se caracterizan porque no son puros de un componente específico, pues al mezclarse sus progenitores el hibrido adquiere parte de ambos para luego definirse como un todo, siendo un resultado totalmente nuevo.

Esta palabra surge de la antigua Roma, en esa época se referían como híbrido a aquellos sujetos que provenían de la unión entre dos individuos cuyo linaje era totalmente diferente, en otras palabras, eran originarios de lugares distintos por ejemplo un romano con una extranjera, o de dos clases sociales diferentes, un patricio con una plebeya; es a lo que en la actualidad se les llama mixtos o bastardos.

Híbrido en biología

En el campo de la biología, este término denota la combinación genética mediante la reproducción sexual de diferentes especies, géneros o razas. A través de la experimentación genética se da lugar a la modificación de los seres vivos como resultado del cruce de dos organismos pertenecientes a especies diferentes, esto es lo que conocemos con un ser híbrido.

Resulta oportuno mencionar que el hombre con el paso del tiempo ha creado nuevas especies de animales y de plantas sin que haya sido necesaria la manipulación del código genético en un laboratorio.

Una vez se realiza el cruce de las dos especies de distintos progenitores, es común que el resultado sea un individuo estéril. Esto podemos observarlo, por ejemplo, en el cruzamiento entre una yegua y un burro, lo que da como consecuencia una mula; también entre plantas de flores amarillas de Estados Unidos y de Europa, lo que origina un híbrido capaz de atraer agentes polinizadores y fructificar abundantemente.

Deja un comentario