Significado de inferir

El significado de inferir proviene del latín inferre que quiere decir ‘llevar a’. Está formado por el prefijo in– que sugiere ‘penetración’ y el verbo ferre que significa llevar.  Podemos referirnos a este término desde tres puntos de vista; en primer lugar, sacar consecuencia o deducir una cosa de otra; llevar consigo, ocasionar, conducir a un resultado, y por último hacer o provocar ofensas, agravios, heridas, etc.

Inferir indica que se deduce algo partiendo de lo que se ve o de lo conocido; en este sentido se emplea para referirse a aquello que origina algo y conlleva a un determinado resultado. El hecho de deducir algo implica equivocaciones si se considera que se parte de lo que se observa o se conoce, debido a que lo que se infiere o se percibe no necesariamente es lo que ocurre en la realidad.

Acepciones de inferir

El término inferir se entiende como el proceso de indagar y obtener información en base a supuestos que en ocasiones nos conllevan al esclarecimiento de datos, situaciones, entre otras. La inferencia permite llegar a una conclusión o resultado a través de un proceso racional, llevándose por lo que contiene lo precedente, un ejemplo sería: “infiero que luego de lo sucedido en la constructora, tendremos que prescindir de parte del personal”.

En el contexto educacional y especialmente en la comprensión lectora, inferir describe el acto a través del cual se entiende algo de un texto leído y que no está literalmente escrito, sino que se llega a una conclusión por medio de lo que se explica, indica o relata en el mismo. La inferencia constituye una de las estrategias de comprensión lectora de mayor uso en el proceso de la lectura.

Inferir en este caso, implica la comprensión de la información contenida en el texto para posterior a ello sacar las respectivas conclusiones.  Los conocimientos previos del lector son esenciales en este proceso; quien es capaz de inferir partiendo de lo que lee, se le facilitan los estudios.

Inferencias inductivas y deductivas

Conforme a la lógica aristotélica, se puede llegar a conclusiones por medio de inferencias inductivas o deductivas. Inferir de forma inductiva, procura una premisa particular de las cuales se parte para llegar a conclusiones generales que no implican una verdad; aunque las premisas sean verdaderas se pueden haber considerado casos particulares como una excepción a las reglas.

Inferir deductivamente se opone a lo dicho con anterioridad, en este caso de va de generalidades a particularidades. Su objetivo es la demostración; en ésta si las premisas son verdaderas la inferencia resultará correcta. Finalmente, en la transducción, las premisas siempre son particulares sirviendo de ejemplo para realizar un diagnóstico posteriormente.

Deja un comentario